A pesar de que las estadísticas generales indican que el mundo va a mejor en aspectos como longevidad, esperanza de vida, erradicación de la pobreza y la malnutrición, parece que en las sociedades occidentales nuestra calidad de vida se está deteriorando conforme pasan los años. Contratos laborales cada vez más precarios, sueldos bajos, alquileres por las nubes, jornadas cada día más largas o el incremento de la ansiedad y el estrés, son tan solo algunos de los rasgos distintivos de nuestros días. Aspectos que, a decir verdad, no resultan muy alentadores.

La mayor parte de las personas pasa su día a día haciendo cosas que no tienen nada que ver con sus sueños. Se despiertan, van al trabajo y vuelven a casa tarde. No desconectan nunca. Es como una costumbre, que necesita una energía increíble.

Si esto te suena familiar, entonces hazte la siguiente pregunta: la energía que dedicas cada día, ¿te está acercando a tus sueños?

¿Quieres seguir viviendo así por el resto de tu vida? Muchos de los que estéis leyendo este artículo responderéis de forma negativa. Así que…todavía estás a tiempo de cambiar: ¡lánzate hacia la Libertad Financiera!. La Libertad Financiera no es otra cosa que aprender a como desprender la relación entre tiempo/producción de dinero y así alcanzar un estilo de vida que nos permita vivir libremente y poder disfrutar de nuestros sueños.

Como en todas las áreas, actuar sin haber modificado antes el enfoque psicológico no es suficiente. Es necesario cultivar una correcta mentalidad de modo que nuestras acciones obtengan el máximo rendimiento con el mínimo esfuerzo. En primer lugar, hay que trabajar en la identificación de tus objetivos y en tu plan para alcanzarlos. Pero lo más importante es saber cómo tus objetivos deben estar en el centro de cada una de tus acciones.

No obstante, dar un giro radical a tu vida es algo que asusta, y más si éste tiene que ver con tu dinero. En mis años como coach financiero, he oído de todo tipo de frases: “no es posible”; “si fuera tan fácil lo haría todo el mundo”,… En realidad, uno no debería simplemente soñar con volverse rico, sino que lo importante es hacer todo lo posible para mejorar, aprender y desarrollarnos como individuos. Aun así, existen tres motivos principales por los que alguien quiere hacerse rico: cambiar el estilo de vida (querer una casa más grande, un coche nuevo o disponer de más tiempo para la familia); contribuir a construir un mundo mejor (ayudar a personas en dificultades, crear una fundación…) o transformarse en una mejor persona (para ser más fuerte mental y emocionalmente).

El problema es que nadie nos ha enseñado a gestionar nuestro dinero, ni como crear más fuentes de ingresos, ni de niños, ni en la adolescencia y ni siquiera en la etapa adulta, cuando realmente tenemos que hacer frente a obligaciones financieras serias. Así que, si ya te has convencido de que quieres orientar tu vida hacia la Libertad Financiera, empieza por prepararte psicológicamente; convéncete de que realmente quieres dar un giro a tu día a día; fórmate al máximo y aprende de los mejores, y dedícale todo tu esfuerzo.

Después piensa en cuál es la mejor forma de alcanzar tu libertad financiera. A pesar de que puede haber caminos más fáciles o rápidos, un modo apasionante de conseguir ser financieramente libre en el medio plazo es creando una empresa. Puedes comenzar con una startup que, con tiempo y esfuerzo, puede llegar a convertirse en una PYME de éxito y, quién sabe si en una gran empresa. Lo que sí es seguro es que habrás apostado por tu propio negocio y, por ello, le pondrás ganas, pasión y dedicación. Cualquier beneficio que obtengas por esta vía te va a generar mayor satisfacción que cualquier otro.

Para ayudarte en tu camino hacia tu vida de ensueño, voy a darte 14 pasos que considero esenciales:

1. Haz un balance de tu situación financiera hasta hoy.

2. Invita a un rico a cenar fuera una vez al mes (si no conoces uno, búscalo).

3. Encuentra un asesor para cada sector que te interese (uno para los inmuebles, uno para la bolsa, uno para la creación y gestión de la empresa).

4. Lee biografías de personas ricas y lee libros sobre el dinero y las inversiones, también aquellos publicados en el extranjero. 5. Frecuenta cursos impartidos por personas de éxito.

6. Estudia comunicaciones y ventas.

7. Págate primero a ti mismo (ahorra por lo menos el 15 por ciento de tu ingreso al mes).

8. Controla tus gastos y tus entradas todos los meses.

9. Fija objetivos financieros y cumple acciones para alcanzarlos.

10. Identifica las inversiones adecuadas para ti.

11. Encuentra personas que compartan tu misma visión.

12. Desarrolla entradas automáticas a través de inversiones o montando tu propia empresa.

13. Proyecta dónde quieres estar financieramente dentro de cinco años, dentro de tres y dentro de uno.

14. Hazte la pregunta: «¿Cómo puedo pasar de la situación actual a aquella que quiero alcanzar dentro de un año?».

ALFIO BARDOLLA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.