En época de crisis los bancos siempre aseguraban que a la hora de dar crédito las empresas que internacionalizaban y las tecnológicas eran las que más fácil lo tenían, sin embargo “esto para muchas era misión imposible”, afirma Diego Bestard, director general de Spotcap España. Tal vez por esta razón la financiación no bancaria está creciendo a un ritmo del 152 % en los últimos dos años. Spotcap es uno de los actores que la facilitan. Su éxito radica en ofrecer una financiación rápida y flexible a pymes y autónomos. Prueba de ello es que en menos de un año ya han concedido dos millones de euros en líneas de crédito en España.

Cuando una pyme quiere internacionalizar necesita financiación. ¿Considera que la financiación aportada por las entidades bancarias ha sido suficiente en este sentido?
En un país tan bancarizado como el nuestro, en el que hasta ahora no ha habido prácticamente alternativas de financiación, la imposibilidad de financiarse por las vías tradicionales ha supuesto el estrangulamiento de pymes y autónomos. Han sido las primeras afectadas con el cierre del grifo del préstamo bancario, acarreando por tanto serias consecuencias para la supervivencia de las mismas. Muchas de estas compañías en nuestro país han visto en la internacionalización la única manera de sobrevivir a la caída de la demanda interna, pero se han encontrado con que financiarla ha sido misión imposible. Si hubiéramos tenido vías de financiación alternativa durante la crisis no se hubiera sufrido tanto, y en algunos casos, se podía haber hasta crecido. Las crisis son momentos de grandes oportunidades y el empuje que te da el tener que salir fuera a vender porque dentro no se puede, a la larga puede ser muy ventajoso para las empresas.

Las pymes acuden en un porcentaje muy bajo a la financiación no bancaria. ¿En qué medida cree que esto está cambiando, sobre todo en cuanto a internacionalización se refiere?
Los últimos años de crisis han demostrado lo que puede ocurrir cuando una economía entera depende de una única fuente de financiación —la bancaria— y esta fuente se seca. En los últimos meses estamos siendo testigos de cómo van cambiando los métodos de financiación tradicional y cómo nuevas formas de financiación se están haciendo un hueco en el mercado. Y lo que es más interesante, empiezan a ser la primera opción para muchas pymes. Según publicaba hace unos meses la Universidad de Cambridge, el sector de la financiación alternativa registraba un aumento del 144 % durante el año 2014 en Europa y todo apunta a que esta tendencia seguirá al alza durante el año 2015.
En el caso concreto de España, la financiación alternativa ha experimentado un crecimiento del 152 % entre 2012 y 2014. Es decir, un total de más de 100 millones de euros recaudados durante estos dos años, una cifra muy relevante si se tiene en cuenta con la tradicional dependencia que las empresas han tenido respecto de los bancos en lo que se refiere a crédito.

¿Qué recomendaría en este sentido a las pymes que quieren internacionalizar? ¿Dónde y cómo buscar fuentes de financiación?
Los métodos de financiación alternativa se presentan como una opción muy interesante a la hora de plantearse la expansión a nivel internacional. Existen múltiples posibilidades a la hora de buscar este tipo de financiación, gracias a las herramientas que nos ha otorgado la tecnología. Rapidez y flexibilidad que hacen que la financiación no sea el obstáculo y se convierta en el medio para conseguir ese fin.

¿En qué deben invertir para conseguir inversiones seguras?
Formación y equipo son las principales bazas con las que cuenta una pyme para asegurar su crecimiento y expansión. En el fondo, lo que más importa en cualquier empresa son las personas, por lo que invertir en ellas es casi con total seguridad la mejor manera de crecer.
¿Cuáles son los mayores retos de una pyme a la hora de realizar su gestión financiera en un proceso de internacionalización?
Conseguir la financiación necesaria para llevar a cabo la internacionalización deseada suele ser el principal reto al que se enfrentan hoy en día todas las pymes. Con la aparición de métodos de financiación alternativa este paso está dejando de ser un obstáculo.

¿Cómo les puede ayudar Spotcap?
Spotcap puede aportarles la financiación necesaria para poner en marcha sus planes de internacionalización y ampliar su expansión fuera de nuestras fronteras. Utilizamos la tecnología para entender mejor a nuestro cliente y poder ofrecer liquidez de forma rápida y flexible; tardamos horas en dar financiación, no semanas o meses.

Su compañía, desde su fundación, hace aproximadamente ocho meses, concedió un millón de euros en líneas de crédito en los primeros cinco meses. ¿Cuál ha sido su crecimiento en estos tres últimos meses y de este dinero concedido, cuánto ha sido el destinado a internacionalización?
Desde su lanzamiento en España el pasado septiembre, la compañía ha registrado un crecimiento vertiginoso y ha obtenido una muy buena respuesta por parte de los pequeños empresarios de nuestro país, que ven a la plataforma como un aliado para sus negocios, obteniendo liquidez de una manera rápida y sencilla. En ocho meses podemos decir ya que hemos otorgado más de los dos millones en líneas de crédito para pymes y autónomos. Este capital se ha utilizado tanto para la internacionalización como para el día a día del negocio.

¿En qué países aconsejan iniciar sus exportaciones y por qué?
Depende de la tipología del negocio en concreto. Cada país tiene su casuística en determinados sectores y por tanto es muy importante tener un amplio conocimiento del sector al que pertenece y el país en el que se está implantando, así como un plan de negocio muy bien definido.
¿Harían una diferenciación entre las pymes tecnológicas y las no tecnológicas tanto a la hora de prestar dinero como de dar consejos?
La tecnología y en especial Internet, ha reducido las fronteras y hoy en día muchas empresas, como es nuestro caso, nacen con vocación internacional desde el primer día. Hoy en día el no estar basado en tecnología ya no es excusa para ser una pyme “no tecnológica”. La tecnología está al alcance de todos, y puede hacer que nuestros negocios sean mucho más flexibles y rápidos. Hasta en los sectores más tradicionales como puede ser la artesanía local o la agricultura ecológica se está llevando a cabo iniciativas basadas al 100% en las nuevas tecnologías.

¿Cuál cree que tiene que ser el perfil de una pyme que realiza un proceso de internacionalización?
Una pyme que se decida a internacionalizar sus servicios debe tener muy en cuenta sus límites y hasta dónde puede llegar. Debe tener un producto bien definido y un modelo de negocio bien definido antes de decidir exportarlo. Tiene que conocer la capacidad de producción necesaria y si tiene una estructura óptima para ello. Además de un buen conocimiento del mercado en el que se va a implantar y entender bien tanto las ventajas como las desventajas del mismo.

Consejos

Toda pyme ha de tener en cuenta unos puntos esenciales para llevar a cabo su internacionalización.
1. Estudiar las posibilidades de la compañía: debe conocer sus propios límites y valorar con honestidad y claridad hasta dónde puede llegar.
2. Ir con calma: evitar impulsos pasajeros o intentar acortar los plazos puede ser un grave error.
3. Saber cuáles son las dificultades y barreras: es imprescindible conocer cada particularidad del país.
4. Analizar el mercado: por muy amplio que parezca un mercado —por ejemplo, China— debemos tener claras las trabas a productos extranjeros, los impuestos, los canales de venta y qué canal se adecúa más a nuestra oferta, etc.
5. Conocer de cerca todos los factores que pueden afectar al negocio.

INMA ELIZALDE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here