Nacido para fomentar la ciencia, el liderazgo industrial y los retos sociales, el programa Horizonte 2020, que ha entrado en vigor en enero de este año, cuenta, entre sus novedades, con una muy importante para el mundo pyme: el mayor peso que tendrán este tipo de empresas en el mismo, con una figura que no existía hasta ahora: el “Instrumento Pyme”, pensado específicamente para este sector empresarial, implicando un fuerte compromiso político, con el que se destina un 20 % del presupuesto para las pymes, de un total de 80.000 millones de euros, 15.000 en las dos primeras convocatorias. Un avance importante si tenemos en cuenta que hasta ahora se destinaba un 15 % pero esto nunca se cumplía, ahora sí por el compromiso político. De ese 20 %, 1/3 irá orientado a Instrumento Pyme, no orientado al I D, pensado para generar la entrada al mercado de un producto innovador, con un objetivo concreto: que las pymes crezcan, ante el escaso tamaño de las empresas europeas, en general, frente a las estadounidenses. Con el mismo se podrá financiar desde la evaluación del concepto y su viabilidad al desarrollo, demostración y llegada al mercado. Incluso puede conseguir apoyos para la comercialización. Una ayuda para las pymes tanto tradicionales como innovadoras, que quieren crecer o internacionalizarse mediante la innovación.
El programa cuenta con otras novedades como el hecho de que no sea necesario formar consorcio, hay libre subcontratación, sin mínimos ni máximos, no hay límites, aunque se pide que prime el sentido común y hay libertad absoluta para convencer a la Comisión de que son pymes con un gran potencial.
Las pymes podrán presentarse a “Instrumento Pyme” a partir de marzo y el 18 de junio la Comisión hará el ranking de todo lo presentado. Cuenta con un topic amplio que puede verse en el portal del participante. Y como la Comisión quiere limitar la demanda, solo se puede pedir un proyecto a Instrumento Pyme. La agencia que va a concentrar todos los procesos y va a elegir a los evaluadores es EASCE.
El perfil de los evaluadores será menos científico, más inversor y se mantendrá el industrial porque lo importante es que haya una oportunidad real de negocio. Algo digno de mencionar: habrá un business coaching para los beneficiarios del “Instrumento Pymes”.
Las pymes tendrán que pedir el dinero a Bruselas. Y la manera de trabajar se pretende que sea colaborativa a nivel europeo. Todas las actividades relacionadas con el I D están financiadas al 100 %, mientras las segundas acciones de proyectos de innovación lo estarán al 70 % y será el programa de trabajo el que dirá si un proyecto es I D o innovación.
El programa cuenta una parte para innovación para las pymes, pensada para facilitar la vida a estas empresas. En ella se incluye el desarrollo de mejores servicios tecnológicos, patentes, software, plataformas para ayudar a las pymes a colaborar…
En la parte de innovación es fundamental ayudar en la búsqueda de socios, internacionalización, innovación… a través de una convocatoria de clusters, así como entender la lógica sobre el funcionamiento de las pymes.

Publicidad

Financiación de riesgo
Hay otro tipo de financiación, la financiación de riesgo, que puede facilitar la vida a las pymes como la RSI, la firma de contratos con intermediarios financieros en la que el dinero lo aporta el intermediario, por lo que aumentan las posibilidades de crédito para las pymes. También coinvierte en fondos de capital riesgo, aunque además está pensado para que se articule con los fondos de cohexión y se está empezando a hacer lo mismo con los fondos de transferencia de tecnología.
Dentro de la parte de ciencia excelente hay convocatorias en la parte privada para las pymes, entre ellas las becas Marie Curie, orientadas a la investigación para investigadores o EUROSTARS, programa de apoyo a las pymes en I D en el desarrollo de proyectos transnacionales orientados al mercado, por poner algunos ejemplos.

Claves para preparar la propuesta
En la primera fase la preparación debe de ser muy sencilla, con doce páginas máximo, del business plan a la concreción de lo que quieres. Para pasar, en una segunda fase, a un plan más avanzado de 30 páginas.
El comité va a valorar la propuesta de valor, la excelencia, el impacto de crecimiento y la oportunidad en el mercado.
En la propuesta de valor se tendrá en cuenta si hay una necesidad real para el cliente, cómo se vendería, etc. En cuanto al crecimiento habría que dar un número aproximado de cuánto se crecería, teniendo en cuenta que es más importante justificar el porqué del número que el número en sí mismo. La comisión también valorará cómo eres como pyme, quién es el equipo que lo forma… para ver sus aptitudes y la oportunidad que esas pymes puedan tener en el mercado, el tipo y la cantidad de conocimiento para crear productos en la industria.
En la fase 1, que sirve para reforzar ideas dentro de una empresa, aunque también pueden darse ideas nuevas dentro de la misma, se hará un análisis de la viabilidad del business plan, en el que tienes que ser capaz de demostrar que se puede invertir en el mismo. Aquí la Comisión permite estudios de IPR de mercado, la viabilidad técnico-económica del proyecto. Por otro lado, el servicio de coaching va a ayudar a alinear el proyecto a la estrategia, dando la posibilidad de elegir un coach que esté en la base de datos de la comisión.
Los elegidos en esta fase pasarán a la siguiente, que será más para proyectos de innovación.
Aquí se dará una subvención del 70 % y la pyme tiene la libertad total de incorporar un consorcio.
Todas las subvenciones, además, son a fondo perdido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.