Las empresas españolas están optando por técnicas milenarias chinas a la hora de construir sus sedes y decorar sus oficinas. Sin embargo, a pesar del aumento del mismo de un 20 % durante el año pasado, optan por no decirlo al ser percibido por algunos sectores de la sociedad como algo relacionado con las superstición o la incultura, al contrario que en otros países en los que compañías como Microsoft o Coca-Cola, por poner algunos ejemplos, lo aplican abiertamente.

Algunos de los beneficios de dicha técnica pasan por mejorar la comunicación entre cliente y empresa, el clima laboral o la disminución del estrés y el absentismo, aunque para que esto ocurra uno tiene que creer en ello, afirma María Durán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.