El equipamiento tecnológico, seguido de artículos industriales y de producción son los artículos que más exportan nuestras pymes, aunque aprovechar la tecnología y buscar nuevas fuentes de ingresos nacionales son los mayores desafíos que tienen que afrontar, incluso por encima de la exportación. Entre sus fortalezas: la calidad de sus productos, según un informe llevado a cabo por la empresas de distribución express FedEx.

Casi la mitad de las pequeñas y medianas empresas españolas exportan a otros mercados, siendo las vascas las más activas y el continente europeo el preferido por el 97 % del conjunto de las pymes españolas exportadoras. Por países Francia, Alemania, Portugal, Italia y Reino copan los primeros puestos en las listas. El mercado latinoamericano sigue siendo tendencia y allí van los productos de algo más de dos tercios de nuestras compañías, con México a la cabeza, aunque también EE.UU. es su objeto de deseo, mientras China, Estados Unidos y Brasil son considerados como los países más complicados a la hora de penetrar en los mismos.
El punto negativo lo representan las empresas que todavía no exportan: un 40 %.
¿El valor de las exportaciones europeas? Más de medio millón al año en Europa, cifra superada por las exportaciones a los mercados globales: 622.000 euros anuales.
Comportamiento
Obviamente las pymes de más rápido crecimiento, que representan el 66 % del conjunto total, tienen el doble de posibilidades de exportar y alcanzar el éxito como compañías. Pero en general, la frecuencia con la que envían sus productos a otros lugares oscila entre la semanal y la mensual, aunque una gran mayoría realiza envíos menos de 20 veces al mes.
A la hora de asesorarse recurren tanto a Internet como a los medios de comunicación, organismos de comercio o proveedores de servicios logísticos, por poner algunos ejemplos, aunque según el estudio al 74 % de las mismas le gustaría recibir más asesoramiento y apoyo.

Futuro
Y, aunque un 92 % de las pymes que exportan consideran que siguen existiendo barreras a la exportación como el miedo a los impagos, posibles costes o cuestiones fiscales entre otras, las perspectivas de futuro son buenas.
Así, el 59 % de las pymes encuestadas cree que en cinco años ya habrán iniciado sus exportaciones y el 66 % en diez años, un 47 % más que ahora. Mientras las que ya lo hacen muestran su optimismo en cuanto al futuro del negocio y las que no lo hacen ven los beneficios de la exportación.
El punto negativo lo representan las empresas que todavía no ven sus productos o servicios como exportables y el 84 % que consideran más importante encontrar nuevas fuentes de ingresos o nuevos mercados en territorio español.

INMA ELIZALDE

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.