i en los 90 la transición a Windows fue considerada disruptiva, los paradigmas asociados al SaaS y a la prestación de servicios en cloud lo están siendo aún más. Dadas sus enormes posibilidades y ventajas, es lógico que exista el consenso de que las TI en general, y el software de gestión en particular, serán commodities que funcionarán de forma idéntica a la energía o a las comunicaciones. A pesar de ello, la total adhesión al modelo cloud es un proceso gradual donde cada empresa debe ir marcando su ritmo.

Los proveedores de tecnología tenemos la responsabilidad de facilitar este camino, respetando la inversión que las empresas han efectuado en sistemas on-premise, al tiempo que les brindemos la oportunidad de acceder a servicios complementarios de un valor indiscutible, suministrados exclusivamente en un ambiente cloud. Es aquí donde se nos presenta un importante reto que pasa, no solo por garantizar la rapidez de acceso desde diferentes plataformas, sino también la integración de sistemas on premise con soluciones y servicios cloud native, apostando por infraestructuras tecnológicas que sean capaces de conectar de forma natural los sistemas instalados dentro de la propia empresa con servicios cloud, evolucionando hacia modelos híbridos que ofrecen importantes ventajas como la movilidad y la facilidad de acceso.

Y es que, si la globalización ha transformado las relaciones entre las personas, hoy día, está revolucionando el mundo de los negocios. Romper las barreras físicas de las empresas nunca ha tenido tanto sentido como ahora. Más que una tendencia, se trata de una cuestión de competitividad.

La empresa moderna es más abierta y plural. El conjunto de personas involucradas en cada una de sus actividades es de lo más variado. Las actividades tienen lugar en espacios y tiempos cada vez más diversificados. Actualmente, las empresas no pueden operar sin la información que proviene de fuera de sus sistemas. La constante y frenética evolución del mercado provoca cambios operativos en las empresas.
Las soluciones rígidas y cerradas (restringidas al ordenador y con funcionalidades limitadas) ya no son compatibles con el actual ritmo de los negocios. En el pasado contribuyeron al crecimiento de muchas empresas pero hoy son, sin duda, un factor crítico de éxito. El ritmo actual de los negocios exige un sistema de gestión cada vez más interactivo, dinámico e inteligente, que se adapte a la evolución del mercado y a los cambios que esta evolución provoca en el modus operandi de las empresas.

Por ello, ya no es posible diseñar y desarrollar soluciones que no ofrezcan un elevado grado de conectividad. Conectar personas en diferentes contextos de actividad a los datos que, en muchas ocasiones, están fuera de las paredes de la empresa, es hoy fundamental.

El futuro está lleno de retos estimulantes, que, como siempre, trataremos de transformar en soluciones innovadoras que respondan eficazmente a los nuevos paradigmas y aporten valor añadido a nuestros clientes.
www.primaverabss.com/es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.