Muchas son las empresas que hacen eventos pero para que los mismos tengan un éxito rotundo hay que seguir una serie de directrices hasta el final. Según Randstad la imagen del directivo es fundamental desde el primer momento hasta el final: su manera de vestir y comportarse, su manera de relacionarse con el público… trasladando la excelencia de su trabajo a los demás. Los empleados tendrán que cumplir también con estas reglas ya que son la imagen de la empresa, sin olvidar la identidad corporativa de la entidad porque el evento tiene que “estar impregnada con la misma”, junto con la difusión de un mensaje potente. Este mensaje puede transmitirse con discursos breves pero con mucho contenido y un ambiente sencillo para que no desvíe la atención de los invitados. www.randstad.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.