Publicidad

Para Matías Rodríguez, vicepresidente del Banco Santander, uno de los errores que cometimos todos antes de que apareciera esta última crisis fue pensar que los ciclos económicos habían desaparecido, lo cual creó una especie de displicencia. Sin embargo, se muestra optimista por las previsiones positivas que lanzan diferentes organismos, fundamentadas en la competitividad de las empresas y en el hecho de que si antes los inversores consideraban un riesgo invertir en nuestro país, ahora creen que es un error no hacerlo. Otro elemento positivo, en su opinión, es que la crisis no solo no ha hundido al euro sino que lo ha fortalecido y esto se reforzará si la unión bancaria resulta un éxito.
Todo ello conlleva oportunidades en esta nueva fase, comenta. Entre ellas, la mejora de nuestra competitividad y productividad, debido a nuestro tejido industrial fuerte. Recuerda que hemos crecido en número de exportaciones, aunque, en su opinión, hay que aumentar el tamaño de nuestras empresas mediante fusiones y operaciones que nos haga competir en el extranjero, al tiempo que aboga por la participación de los bancos en la economía, como facilitadores del crédito y la aportación del capital o “cuasi” capital en el tejido empresarial.
Y, aunque afirma que se han producido cambios estructurales importantes, considera que todavía se pueden hacer reformas más profundas, sobre todo en el mercado laboral.
Ante todo esto, aconseja que nos apuntemos con optimismo al periodo que llega porque ·es “estimulante”.

Fuga de talentos
El optimismo continuó de la mano de Rodrigo Martín, presidente de Randstad, quien mencionó los miles de contratos que se firman cada año en España, a pesar del desempleo existente.
Martín habló de la crisis de talento que hay en nuestro país. Un talento, como pieza fundamental en cualquier compañía porque “detrás de todo lo bueno que sucede en una empresa, hay una persona que lo está ejecutando mejor que nuestros competidores”, siendo esto lo más difícil de copiar, apuntó.
Uno de los mayores problemas que la crisis nos ha causado es, en su opinión, que hemos dejado de crecer en talento y tenemos que saber si estamos preparados para retomar el mismo. Es más, aseguró que “por muy raro que nos pueda parecer, por la gran tasa de desempleo existente, la escasez del talento va a venir por el envejecimiento de la población y por la competencia con una gran cantidad de multinacionales”. Y es que tal y como recordó, España es poco atractiva para los que quieren desarrollar aquí su carrera y nuestros profesionales están muy bien valorados en los mercados internacionales. Como ejemplo un dato: de aquí a 2020 habrá una gran escasez de profesionales, sobre todo en posiciones muy cualificadas.
Entre los aspectos más negativos que la crisis nos ha dejado, apunta al poco apego que sentimos por las organizaciones en las que trabajamos. Se critica a las compañías en las que se lleva años trabajando y esto es perjudicial de cara a los clientes. Además, ya no se permanece en las empresas por lealtad sino por la incertidumbre económica, pero esta tendencia asegura que descenderá ya que en 2014 se empezará a crear empleo y la cadena se romperá, por lo que recomienda pasar a la acción y crear una buena imagen como empleador, generando un compromiso para que los buenos trabajadores se queden con nosotros. También aconseja no fomentar nada que no se pueda cumplir e identificar los grupos de talento para determinar qué quieren. Por otro lado, apuesta por ofrecer permanencia, dando más seguridad a los buenos empleados.Y para motivarlos: compartir con ellos la estrategia de la compañía. Explicar la utilidad individual de cada persona porque necesitamos sentirnos útiles. Hacer apuestas de manera lógica. Explicar bien los ajustes. Liderar con el ejemplo e involucrarles en la responsabilidad social corporativa, porque nos sentimos bien cuando nos dejan participar en estos proyectos.

Internacionalización
Además de todo esto, Francisco González, consejero delegado de NH Hotel Group, expresó la necesidad de tener un plan, que hay que definir, defender, articular y concretizar, hablando de estrategia. Para ello se debe hacer un análisis en profundidad y con gran honestidad. Además, manifestó que el plan tiene que ser interno, no de una consultora, aunque también contemos con ellos, identificando muy bien sus riesgos, teniendo en cuenta que el equipo es un elemento clave del mismo.

Transformación en la manera de trabajar
La crisis también ha cambiado nuestra manera de trabajar, según Francisco Román, presidente de Vodafone. “Nos hemos vuelto muy impacientes, lo queremos todo en el momento y esto genera problemas”, alega. Ante esto apunta a la tecnología como una oportunidad, porque nos da una capacidad de interaccionar que no hemos tenido hasta ahora, al tiempo que es un factor de cambio y de generación de oportunidades.
La falta de opciones aclara la mente, sostiene, por lo que hay que adoptar más tecnología para transformar a las compañías. Para las pymes “esto en un desafío”, asegura, “por lo que hay que hacer un esfuerzo”. Recomienda “ejercer cierto liderazgo, apostar por entornos de confianza, poner el foco en el cliente y apostar por los empleados y por el talento joven porque es muy prometedor”, por poner algunos ejemplos.

Innovación
La necesidad del cambio es una de las oportunidades que nos ofrece la crisis, según Daniel Carreño, presidente de General Electric. También hizo referencia al pequeño tamaño de nuestra empresas, haciendo hincapié en la necesidad de equipararnos a las alemanas, sabiendo dónde queremos llegar porque si no, no lo conseguiremos.
Todo ello junto a una máxima: “no hay sectores rentables para el éxito sino ver cuál es nuestra operativa para triunfar en ellos”. Y un consejo: “un crecimiento vigoroso es posible si está vertebrado en la innovación y esta puede mantenerse a lo largo del tiempo si está orientada hacia la tecnología.
Y es que, en su opinión, la industria del futuro estará basada en el conocimiento y tenemos que trabajar para crear un marco flexible que permita la incorporación de la innovación.
Vamos a necesitar mano de obra cualificada, reitera. Hay que desarrollar el talento dentro de las organizaciones y transformar el modelo educativo para que se adapte mejor a las necesidades.

Cosas a tener en cuenta
Y entre las cosas a tener en cuenta que Ignacio Eyries, director de CASER, enumeró, figuran las escasas probabilidades de que el sector inmobiliario vuelva a ser el motor de la economía, mientras tenemos el problema del envejecimiento de la sociedad, lo que hará que el consumo sea escaso. ¿La solución? Adaptarnos y las nuevas tecnologías pueden ayudarnos.
También hay que poner al cliente en primera línea porque el mismo está cambiando sus hábitos con las nuevas tecnologías, consultándolo todo por Internet. Y sobre todo recomienda asegurarnos de que no volvemos a los modelos que nos hicieron exitosos hace siete años.

INMA ELIZALDE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.