Si bien hace años que la gran empresa lleva apostando por el cloud computing, en parte guiada por los fabricantes de tecnología, a la pyme española le está costando un poco más. Quien afirma esto es Álvaro Montero de Lema, vicepresidente segundo de Eurocloud España, en el debate sobre la nube organizado por la revista Pymes. La apuesta de la asociación pasa por evangelizarlas para que pierdan el miedo que tienen por la pérdida de control. Y, aunque asegura que en los últimos dos años ha habido un cambio de concepción por parte de las mismas por el miedo que les daba la seguridad, reconoce que han comprobado que al final inseguro es todo, siendo un beneficio poder disponer de un sistema que puedas escalar, un sistema que te mantenga un tercero, con un coste muy a tu medida.

Montero de Lema reconoce que es complicado dar datos en el caso de las pymes pero se aventura a decir que entre el 30 y el 40 % de las mismas tienen algo implantado en la nube.
Para Moisés Navarro, business solutions strategist de VMware, un mayor dinamismo y una mayor competitividad es lo que lleva a las organizaciones al cloud computing. “La pyme está buscándose la vida como puede, para ser más competitiva”, comenta. El experto dice, además, que el gran reto viene una vez adoptados estos modelos, cómo hacerlo de manera organizada, controlada, “para que sea útil porque si no, no servirá de nada. ¿El que no adopte ese modelo dinámico? “No va a ser competitivo”, sentencia.
Tomàs Font, director de negocio de Wolters Kluwer, opina que estamos utilizando la nube como una oportunidad de negocio y más allá de las barreras de la seguridad, hay que detectar qué oportunidad de negocio tengo, qué ventaja competitiva hay detrás de mover mis servicios del onpremis al cloud. “Eso es algo que tiene que ver cada compañía”, expresa. Por ello, reconoce que ellos, como fabricantes, no se fijan en el proceso end to end de la empresa, aunque también lo hacen, sino en ver qué demanda tienen las compañías de sus clientes finales. De hecho, reconoce que los fabricantes de software ya no están haciendo un software para las empresas sino para el usuario final. Y que “aunque no haya una implantación total del cloud en las compañías y hay mucho camino por recorrer, se están haciendo cosas a gran velocidad”, observa.
Afirmación con la que coincide Francisco Torres-Brizuela, director de canal y alianzas de NetApp Ibérica, quien da un dato: “desde el punto de vista del fabricante de infraestructura, donde todavía hay una parte importante de clientes onpremise, la venta de infraestructura de un proveedor de servicio representa un 18 % de facturación. ¿Esto qué significa? Que hay un porcentaje muy alto de empresas que están comprando almacenamiento para su CPD, por lo que la adopción será cada vez mayor en el mundo de las aplicaciones que en el mundo de la infraestructura. “Esto es una realidad porque a las empresas les preocupa la seguridad de dónde están sus datos físicamente, ya que no se fían que estén fuera de Europa, incluso fuera de la comunidad autónoma correspondiente”, declara.
Miedo
Si todo son ventajas ¿por qué las pymes no lo han implantado desde el primer momento? Según Montero de Lema por el miedo que tienen a perder el control sobre la gestión de sus datos y porque se están encontrando con que pasan de tener toda su infraestructura, a depender de un tercero que normalmente desconocen. “Sin embargo, cuando evangelizas y ven que son todo ventajas, la opción es inminente y quieren tener cuantas más cosas en la nube, mejor”, reconoce. “Tienen que creer en la tecnología cloud. Tienen que volcarse en este entorno, aunque las barreras cada vez se están saltando más fácilmente, asegura.
El papel de los proveedores
Si las empresas al final no están adaptando este modelo de negocio en el conjunto de la empresa sino en pequeñas áreas o departamentos, ¿cuál es el papel del proveedor en este sentido? Para Moisés Navarro las adopciones de este modelo y los aplicativos que soportan el día a día del negocio son, al final, una adopción global, aunque a veces la misma se hace en gradual. Por ello considera que su misión, aparte de llevar el mensaje al mercado para que vean el beneficio, está en ayudar a esa adopción. “En esa ayuda intentamos quitarle cierta dosis de panacea a este modelo de servicio porque no es lo único que existe para el día a día del negocio. Es solo una ayuda más y por ello tienes que evaluarlo, compararlo y decidir dónde, cómo, cuánto y cuándo vas a dar el siguiente paso”, sostiene.
Navarro considera que en España la adopción es bastante pragmática, “por lo que nosotros ayudamos a los clientes para que sea útil a su negocio. ¿Es modelo cloud? Perfecto. ¿Es modelo tradicional? Si te ayuda en tu negocio genial, porque el objetivo es que sea competitivo”, asevera.
La segmentación por tamaños en el mundo empresarial también es importante, a juzgar por las palabras de Tomàs Font, para quien en la micropyme, con un órgano de gobierno más bien joven, les demandan directamente soluciones en la nube. Por ello Wolters Kluwer está centrando su mensaje en la productividad y en la generación de oportunidades de negocio. Font diferencia entre órganos de gobierno que hay que transformar y otros que ya vienen con la lección muy aprendida, por lo que los mensajes, desde el punto de vista del fabricante, son diferentes.
Aunque para Francisco Torres-Brizuela tampoco podemos dejar de lado el tema cultural. Y es que tal y como dice, cuando hablamos de adopciones con cualquier tipo de cambio, tienen mucho que ver con la cultura, sin olvidarnos del entorno sorpresa, que también tiene mucho que ver con las infraestructuras de las telecomunicaciones, “porque no es lo mismo hablar de Madrid o de Barcelona que de otras áreas de España, lo cual frena de alguna manera el desarrollo del entorno cloud”. Por lo tanto hay muchas variables, prosigue.” Iremos avanzando poco a poco y también en esto tendremos que ver los cambios que hace la administración, desde el punto de vista legal porque la legalidad también es importante”, subraya.
Frenos
Teniendo en cuenta que España es una gran potencia en materia cloud ¿para cuándo se espera la gran explosión? Ya se está produciendo en los medios digitales y en el comercio electrónico, “desde el punto de vista de cómo se venden los productos en este momento, ligados la mayoría al cloud”, afirma Montero de Lema. “Porque la pequeña empresa no tiene capacidad de hacer una consultoría, ni de tener medios avanzados para poder optimizar lo que estamos dando. Es muy sencillo para ella montar un comercio electrónico, un CRM online, ponerse a vender servicios a terceros pero es muy difícil dar una calidad a esos servicios, por lo que la nube para una empresa como esta es primordial”, señala.
Otro freno es el de la economía, reconoce el director de canal y alianzas de NetApp Ibérica. “Todo depende de cómo evolucione la misma”.
La adopción va bastante en línea al carácter que tenemos, prosigue Font, además de que el entorno económico no está para muchas alegrías en la creación de empresas, por lo que la prudencia es la que nos está haciendo meternos en este entorno.
Incremento de los presupuestos
Sin embargo, los ponentes están viendo un aumento de los presupuestos en esta materia, incluso recuerdan que algunas organizaciones, en épocas de crisis decidieron invertir más en tecnología porque era la manera de salir de esta complicada situación y competir mejor. “Y ahora que están viendo los resultados, tienen más ganas de trabajar”, reconocen. En el caso de VMware, por ejemplo, esto les ha hecho crecer a nivel global. “Lo bonito es que aparte de invertir, pueden elegir”, manifiesta Navarro, “y esto lo juntamos con ese binomio de pragmatismo cultural, de invertir en lo que les va a resultar rentable y satisfactorio”.
Otro punto a tener en cuenta es el usuario, recuerda el business solutions strategist de VMware, la empresa que ofrece un servicio y quiere transformarse y su cliente. “A vece nos gusta la relación personal y el papel, enseñar y no tanto enviar un link para que lo miren allí. Esto irá cambiando”, asegura, “porque nos daremos cuenta de que es mucho más cómodo el link y el botón, aunque va a llevar tiempo”.
La Administración Pública
¿Cuál está siendo el comportamiento de la Administración Pública? Desde Eurocloud España consideran que su mayor hándicap es la legalidad. En su opinión, los entes públicos tendrían que ser usuarios masivos de cloud pero a nivel legal todo lo referente a la protección de datos en España está un poco liado, por lo que algunos entes públicos no dan ese paso porque no existe esa legislación y seguridad.
Su vicepresidente segundo afirma que se han dado cuenta de esto hace dos años, por lo que están haciendo mucho hincapié en una certificación, sacar un modelo de auditoría, un modelo de gestión de plataformas cloud, para que a nivel europeo se pueda tener una manera de poder auditar y dar el ok a un servicio en la nube. “Hay una lucha entre los fabricantes porque muchos de ellos están sacando su certificación pero es muy importante tener algo que vaya por encima de esto, que sea multifabricante, multiplataforma y que se centre en qué requerimientos debe cumplir un entorno de estas características pero hoy por hoy los gobiernos no están promoviendo nada, no están escuchando lo que se les está pidiendo a gritos”, denuncia.
Desde VMware, su representante expone que falta un marco regulatorio, homogéneo, aunque también dice que el sector público está haciendo muchas cosas para transformarse internamente. “Es cierto que va despacio pero están haciendo una gran transformación pragmática, racionalizando lo que ya tienen, automatizando y agilizando la entrega de servicios a nivel interno, adoptando las mejores prácticas de los proveedores remotos, aplicándolas internamente… Están trabajando en esas líneas tanto a nivel central como autonómico o local”, alega.
Desde Wolters Kluwer también opinan que la Administración Pública ha arrancado un proceso de transformación enorme. ”Vemos temas de interoperabilidad en los ayuntamientos, diputaciones y temas de digitalización”, argumenta.
Pero hay algo que desde NetApp quieren destacar: el factor político. “Hay muchas aplicaciones trabajando en el mundo del cloud. Hay muchas Comunidades Autónomas que ya tienen su cloud privado, limitado a que los datos se queden en la comunidad. Y luego está el factor político que también va a influir en la evolución o en la involución. Si los fabricantes ponemos las esperanzas en salvar nuestros resultados en función de la Administración Pública es un error, sobre todo en estos tiempos de turbulencia. Creo mucho más en este sentido en la empresa privada y en su evolución en el mundo de la nube y en los distintos modelos dentro del cloud”, concreta.
¿Cómo puede influir el cambio político en el desarrollo de la tecnología?
Desde VMware, Moisés Navarro remarca que el mensaje que se puede percibir de los gestores públicos está muy ligado al tema de comunicaciones, mientras desde Eurocloud, Álvaro Montero de Lema resalta que están viendo que tanto los políticos como el Gobierno cada vez están más concienciados de que en este momento hay un problema: la gestión del día a día. “El nivel tecnológico de un país ha pasado a ser uno de los principales factores de evolución y el Gobierno se está dando cuenta de eso. A nosotros, como asociación, nos están preguntando constantemente qué pueden hacer para ayudarnos para promover esto y nosotros siempre les pedimos apoyo para hacer algo estándar. Buscamos que la adopción de una tecnología sea para todo el mundo igual y no sea un problema. Pedimos un marco legal y tener referentes, que se nos escuche un poco más y se nos haga un poco más de caso”.
Tenemos proyectos como el de cloud profesional, con el que queremos llegar a ese señor que está en un determinado lugar, que es un gestor de plataformas cloud y autónomo. Y eso en este país no se está focalizando en ese tipo de empresa y en esa persona”, dice.
A favor o en contra de la estandarización
Sin embargo, Moisés Navarro dice que a la hora de hablar de estandarización hay que preguntarse qué se va a estandarizar, con qué marco y en qué momento “y las respuestas a estas preguntas no son fáciles”. En su opinión se pueden estandarizar cosas que llevan ya bastante tiempo siendo adoptadas. Si lo intentas con cosas muy novedosas, estás coartando innovación”, puntualiza. Por ello, considera que cuanto más global, mejor porque al final lo que importa, para una empresa, es que lo que vayan a hacer sea válido y aplicable. Y de momento, lo que estamos viviendo, es que no existe esa estandarización. “Si yo fuera una empresa, usaría lo que estuviera al alcance de mi mano y me sientiera cómodo con esa tecnología porque lo que importa es sacar el servicio adelante y luego ya veré si hay suerte y aquello se estandariza”, alega.
Tomàs Font coincide con Navarro, al tiempo que afirma que Wolters Kluwer vive de la estandarización ya que tienen software estándar en fiscalidad, nóminas o contabilidad, por poner algunos ejemplos. Sin embargo, la estandarización en el marco tecnológico le resulta más difícil de visualizar. Francisco Torres-Brizuela, por su parte, considera que es una quimera porque proviniendo de distintos fabricantes, cada uno con sus intereses, tratarán de imponer su estándar. En su opinión, las compañías tendrían que facilitar este acceso a las empresas y a los clientes al mundo del cloud, que es el gran objetivo de todo esto- “Que el camino hacia el mundo del cloud sea lo más fácil posible, cada uno con sus estándares pero que sea viable”.
Los “sabores” de la nube
Los ponentes no quieren hacer distinciones entre nube pública, privada e híbrida porque dicen que en el fondo es lo mismo. “Todo es cloud, con distintos sabores”, explica Francisco Torres-Brizuela. Advierte que poner los datos en la nube es muy fácil y la mayoría de los proveedores de cloud lo facilitan pero volver es complicado porque tiene un coste muy alto, ya que una vez que generas una cantidad de datos determinada en un cloud quieres cogerlos. ¿Cuál es el negocio? “La disponibilidad, la inmediatez, no que te cuesten más baratos los terabytes”, advierte. En la medida en la que los fabricantes de hardware y software faciliten esto al cloud tendremos éxito, si no estaremos vendiendo cajitas en onpremise, reflexiona.
La clave, para Navarro, está en no perder tiempo en discutir si le ponen una etiqueta, sino qué les hace falta para ser competitivos y quién se lo ofrece.
El buen hacer del proveedor
¿Cómo puede saber una pyme que su proveedor está cumpliendo con todo lo que le ha prometido? Aquí es donde tienen cabida los estándares, responde Montero de Lema, porque hay proveedores que cumplen todos los requisitos pero hay otros que subalquilan servicios a terceros y te encuentras en un limbo. Eso, de cara a una empresa, es difícil saber dónde está.
Tomàs Font recuerda que en este caso el criterio de la marca importa y el tamaño tambien porque a las empresas no les gusta irse con desconocidos. Algo con lo que Navarro,está de acuerdo, al tiempo que considera que los proveedores cloud son muy decentes como empresarios.

INMA ELIZALDE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.