Este es el principal temor de los usuarios de tarjetas europeos, ante la propuesta legislativa que se está debatiendo en la UE sobre establecer un límite a las tasas de intercambio y añadir una serie de medidas que impactarían en el uso de las tarjetas como medio de pago, que haría el pago más caro y complicado.
Según una encuesta realizada por IPSOS para MasterCard, siete de cada diez consumidores españoles consideran que la contribución de los comercios al sistema de pagos electrónicos tendría un impacto negativo y prácticamente la mayoría no cree que el ahorro de costes, que supondría para los comercios, repercutiría en una rebaja de los precios para los consumidores.
El director general de MasterCard España, Ovidio Egido, también considera que al forzar artificialmente la reducción de las tasas de intercambio, puede producirse un aumento del coste de las tarjetas, haciendo que todos los actores del mercado no jueguen con las mismas reglas. Para ello se basa en la experiencia de otros países donde fueron los consumidores quienes acabaron pagando.
De la encuesta también se destaca el malestar de los encuestados hacia el hecho de que la nueva legislación permita a los comercios decidir qué tipo de tarjetas aceptan.
www.mastercard.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.